La maga sin suerte

Ha sido una cuestión de suerte, me digo esta vez. Después de pasarnos la mañana desentrañando las reglas (M. traducía, yo hacía un esquema en mi libreta de juegos) desplegamos en Wiz War, un juego de lucha entre magos, un juego que tiene ese reposado sabor a clásico, a máquina que no es muy compleja ni muy sofisticada, pero que funciona a la perfección. En principio el juego va de robarle los tesoros al otro, así que me dispuse a intentarlo.

Es un juego de 2 a 4 jugadores, y puede que con 4 jugadores el objetivo de robar tesoros cobre importancia, pero a 2 jugadores y, sobre todo, con la manera agresiva que tiene M. de jugar… es mucho más efectivo matar al otro (es decir, a mí) para ganar la partida. En el primer ataque me quitó 6 puntos, y sólo necesitó un par de ataques más para acabar conmigo.

Sus cartas eras poderosas, las mías normalitas, aunque a eso se suma que me di cuenta tarde de ventajas que hubiera podido tomar. Existió, eso sí, un momento para la esperanza. Él en una sección del tablero, yo en la otra, me moví un cuadro y apareció una línea de visión de la que él no se había dado cuenta. Mi corazón empezó a latir. Me pongo nerviosa cuando las cosas me salen bien. Intentó contrarrestar mi hechizo, pero lo que sacó era un item (amarillo) y no un counter spell (morado), así que se lo habría tenido que poner antes de usarlo y, gracias al cielo, no lo llevaba puesto.

Seguí con mi estrategia de robar tesoros, abrí un hueco en la pared para ir más rápido, pero gracias a ese hueco también le abría a él una preciosa línea de visión, a la que podía acceder sin problema con sus cuatro movimientos. Me quedaban dos puntos de vida y ningún hechizo o counter spell. Caí fácilmente. Su suerte con las cartas fue innegable, pero me quedó la sensación de ser humillada y, sobre todo, la duda de si habría podido acortar la distancia y hacerle un poco más de pupa.

Aún somos torpes, aún nos cuesta traducir el sentido de las cartas y calcular correctamente y no cometer errores, pero es un juego rápido, no muy complejo y con lógica interna fácil de asimilar. Además está en inglés, con lo que a nuestro grupo de jugadoras ocasionales (compuesto por una polaca, una rusa y una estona) no les dará pereza. Te toca hundir la nariz en los viejos libros de hechizos, pequeña aprendiz, creo que pronto vas a tener oportunidad de lanzárselos a algún otro desprevenido mago dentro del laberinto.

Anuncios
Etiquetado , ,

2 pensamientos en “La maga sin suerte

  1. Jordi dice:

    Me gusta el estilo en las entradas de tu blog. Es diferente a lo que abunda en el mundillo de los juegos de mesa y, para mi, refrescante. Mucho ánimo para continuar con él. Sigue perdiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: