Aventuras previas

WP_20131024_003

Nada hacía adivinar la dulzura de nuestra llegada. Tarde de agobio, trabajo, clases yo, ordenador M., casa en estado de apocalipsis, plagas a medio eliminar. Después un viaje en tren con aire acondicionado como si fuera pleno agosto y un hotel desastroso en Murcia. Habitación entre violeta y azul, olor fuerte a alcanfor y lejía, un extraño ser con voz aguda, chepa y sin barbilla nos tomó los datos. La Real Sociedad se metió un gol en propia puerta. Tomamos una pizza grasienta y sin ganas y después nos dedicamos a intentar matar uno a uno todos los mosquitos de la habitación. Cuando llegamos a 7 bajé a pedirle a otro recepcionista (al anterior se lo había tragado un libro de Lovecraft, seguramente) un insecticida. No era lo más recomendable para el amago de bronquitis que tenía, pero era o ellos o nosotros, así que rociamos y seguimos matándolos. Cuando llegamos a los 12 me dormí. M. no pudo.  Así que tras poco más de una hora de mal sueño nos fuimos a coger el autobús.

Una vez dentro el bus se retrasaba más de la cuenta. Un jovencito (sí, tengo la edad suficiente para llamar a alguien “jovencito” ¿algún problema?) correteaba nervioso arriba y abajo. No encontraba su cartera. Alguien se la había robado del bolsillo de su abrigo. Miró mejor y encontró la cartera, pero sin dinero. Ahí mismo en el suelo del autobús. Llamó a la policía, pero no podían hacer nada. Los billetes no tienen dueño. Así que durante una hora viajamos con un ladrón y su víctima, como si de una historia de Sherlock Holmes se tratara, aunque esta tenía menos glamour y no conseguimos dar con el culpable.

Llegamos in extremis a la facturación, que tuvieron que reabrir para nosotros, me cachearon, corrimos y conseguimos por fin sentarnos en el avión. Eso sí, los del mini-bus a Essen nos confirmaron que nuestra reserva NO estaba confirmada, así que no tuvimos más remedio que coger el tren.

Al final ni tan mal, nos ahorramos 8 euros y sí, nos llevó media hora más, dos transbordos y una encarnizada discusión sobre si habían pasado cinco o seis estaciones, pero al final llegamos sanos y salvos, en el Hotel aceptaron nuestra reserva de la página extraña (skoosh para más señas, por si tenéis problemas para encontrar hotel) y nos acomodamos en una habitación que nos pareció tremendamente agradable y tremendamente falta de mosquitos, vista la experiencia anterior.

Nuestro faraónico plan de ir hoy a la feria se vino abajo y se vio sustituido por otro plan de una larga larga siesta. Después dimos una vuelta por la ciudad. No es una ciudad muy turística, es más bien un lugar en donde vive la gente cómodamente. Eso nos gusta, los lugares agradables para tomar algo, la iluminación suave, las tiendecitas cucas, las librerías de tres pisos en donde existe un verdadero culto a la lectura y a todo lo que la acompaña –es decir, el té, la escritura, la cocina, el chocolate– y las fruterías callejeras en donde te puedes comprar batidos frescos.

Thumba_2013-10-24_22-02-55_jpg

El hotel está a rebosar de gente jugando (o preparando, como nosotros, el itinerario para mañana). Hemos paseado entre las mesas con los dientes hasta el suelo. El tablero que más me ha llamado la atención es el del Francis Drake. Dios, qué precioso es ese juego, qué mapa, qué barcos, qué ganas de probarlo mañana. También hay un tipo con su propio prototipo. Se llama “dolphins tale” y consiste en ir coleccionando escamas del pez de tu color. El tablero es un delfín gigante (unos 6 u 8 din-a 4) pintado de arco iris. Encima hay delfines de colores. No sé mucho más, pero tiene pinta de ser una rayada de juego. No creo que nos gustara demasiado.

Nada más por ahora que tengo mucho trabajo antes del gran día. Seguiremos informando.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: