Archivos Mensuales: octubre 2013

Prer-ESSEN-has

Decidimos pronto ir, compramos los billetes de avión, comprobamos que el apartamento del año pasado estaba libre y nos sentamos a descansar. Luego se fue acercando más y más la fecha y M. creó una lista en Google Drive para apuntar todos los juegos que queríamos ver y probar. Yo al principio estaba desanimada porque mi voto suele contar poco a la hora de comprar juegos, pero luego miré alguna cosilla y me empecé a emocionar. Y así nos plantamos a dos semanas de Essen, con una larga lista de novedades y rarezas, con dos billetes de avión con maleta para facturar incluida, pero sin ningún lugar donde dormir.

Esta vez decidimos pasar los tres días en Essen, con lo cual la opción de dormir en Dusseldorf no terminaba de convencernos, así que sí, a semana y media de la feria nos pusimos a buscar alojamiento, preferiblemente cerca de la feria o de la estación, preferiblemente apartamento, preferiblemente con wifi y preferiblemente de no más de 75€ por noche. Os podréis imaginar el resultado. Lo malo, obviamente, fue que perdimos muchísimo tiempo. Lo bueno, si es que podemos decir algo, es que tras la intensa búsqueda disponemos de un conocimiento tal de la geografía, del plan urbanístico y de la capacidad de alojamiento turístico de Essen que para sí lo quisiera el “lugareñen” más “lugareñen” de la Renania del Norte.

 Cuando ya estábamos a punto de tirar la toalla, tras solicitar un apartamento en Dusseldorf por error, que el dueño de otro apartamento de Essen no quisiera alquilárnoslo habiendo hecho la solicitud ya en la página web y varios «sorry, it’s not available for those dates» encontramos una página donde el Ibis (justo al lado de la estación) seguía teniendo habitaciones dobles libres al módico precio de 226€ las tres noches. Pagado está y tenemos el resguardo pero claro, mosquea bastante que en las demás páginas para esas fechas el hotel no tenga habitaciones y que los otros días cuesten bastante más. Dentro de poco sabremos si aconsejaros la opción o preveniros contra ella. Y ahora, sin más dilación hotelera, tatatachán! Nuestra lista de juegos para mirar/probar/comprar en Essen.

patch

1. Patchistory. Un juego de civilizaciones que tiene pinta de original y bonito y que mezcla acciones y tetris con diplomacia. Eso, que esté hecho por japoneses y que las ilustraciones sean totalmente niponas lo harían una compra segura si no fuera porque sólo va a haber 50 copias y se las llevará la prensa el miércoles. Primera frustración, aunque espero probarlo.

tash

2. Tash-Kalar. Juego de cartas, combates entre criaturas mágicas preciosamente ilustradas, con partidas de 20 minutos y diseñado por uno de mis favoritos: Vlaada Chvatil. Hasta ahora el juego sigue siendo casi un misterio aunque los elegidos que ya lo han probado hablan muy bien de él. Ya está prepedido, así que sólo hay que pasar a recogerlo. Eso me consolará de la pérdida del primero.

corto

3. Corto. Un juego sobre Corto Maltés que es, sin lugar a dudas, nuestro marinero favorito. ¿Quién dijo que tiene que ser un buen juego para que nosotros lo compremos? Tenemos el libro de coleccionista de MU, la edición con prólogo de Humberto Eco de Balada del mar salado, los primeros libros de la colección de Corto en Casterman en francés, la guía de Venecia de Corto, la gorra de Corto, una colección de fotos mías con esa gorra imitando la pose de Corto en diferentes lugares de Venecia, el poster de Corto en el salón y el fondo de pantalla de Corto en el ordenador de M. Es decir, el buen criterio a la hora de comprar un juego está sobrevalorado. (Preordenado está)

fire

4. Firefly. Lo hicieron los creadores de Spartacus, que nos parece un auténtico acierto como juego, con su amalgama de mecánicas de subasta, puteo y lucha cruda. La serie parece que fue la bomba pero la cancelaron y el juego no deja de recibir elogios. Aparte de eso nos gustan los juegos de naves espaciales, y éste es especialmente bonito. No creo que lo compremos, pero puede ser uno de esos que luego se piden a los Reyes Magos (aunque tengo que recordarles que el Clash of Cultures del año pasado todavía no me lo han traído. Ejem).

concept

5. Concept. Puede ser o una chorrada o una genialidad. Tienes un tablero con dibujos y tienes que hacer que adivinen diferentes conceptos o personajes por medio de asociaciones. Como juego para meter dentro de una trama policial es insuperable, habrá que ver cómo es la experiencia del jugador antes de decidirse.

6. Wilderness female characters. Nos gusta mucho el Wilderness, así que ¿por qué no? ¿Hay mejor forma de gastarse 5€?

byz

7. Byzantio. Mapa reversible bonito, juego de lucha y diplomacia. Dos juegos en uno. Partidas rápidas y con gran interacción entre jugadores tal y como nos gusta. No me detengo más: ya está prepedido.

francis8. Francis Drake. Sé que es un euro y sé que en esta casa no entran euros, sé que se explotan trabajadores de madera, pero es una de las estrellas de Essen 2013, así que nos acercaremos a oler sus barquitos de plástico, su mapa de cartón bellamente ilustrado, sus gemas de cristal de colores… Ayns. Comer también está muy sobrevalorado.

study

9. A Study in Emerald. Me motiva mucho el tema y las ilustraciones y además está basado en una historia corta de Neil Gaiman. Sherlock Holmes, tentáculos cthulinianos, zombies y hasta algún vampiro. Azúcar sobre azúcar. Aún así, tras una lectura rápida de reglas y descubrir que el tema tiene pinta de ser una mera excusa para esconder un Dominion con algo de colocación de trabajadores no nos hemos atrevido a prepedirlo. Pero asomaremos la nariz.

pic1722905_md

10. Steam Park. Las ilustraciones son magníficas. No en vano está ilustrado por la talentosa Marie Cardouat, que dio color a Dixit I y II. Del juego no sé mucho, salvo que a los 150 primeros compradores les dan una camiseta, un poster y dos cartas promocionales, y una es de esas que se dejan llevar por los regalos. Vale, sí, es un coloca-trabajadores típico y tópico pero ¡dan camiseta!

bye

11. Say bye to the villains. Juego pequeñín del mismo diseñador que Love Letter. Siempre vienen bien algunos juegos de llevar en el bolso y Love Letter es uno de los más recurridos. Prepedido lo tenemos.

north

12. Expedition: Northwest Passage. Los juegos de exploración nos suelen gustar y éste parece bonito. Habrá que echarle un vistazo.

theseus

13. Theseus: The Dark Orbit. Tiene muy buenas críticas y, a pesar de ser un euro, parece bastante innovador en sus mecánicas. ¿Lo prepedimos?

Y en cuanto a las rarezas

fief

1.Fief. Juego de hace unos años y prácticamente descatalogado que en su última edición revisada cosechó bastantes buenas críticas, con reglas endemoniadas y visos de ser uno de esos de grandes puñaladas y traiciones al más puro estilo Dune. Exactamente el tablero de sacrificios e insidiosas asechanzas que le gusta  a nuestro grupo de juego. Si lo encontramos a buen precio y Black Meeple no nos lo quita será una compra segura.

holmes

2. Sherlock Holmes Consulting detective. Juego de misterio para las frías y largas noches de invierno de dos amantes del té y los secretos.

De juegos nada más, en cuanto a jugadores Black Meeple ha tenido la idea de juntarnos los blogeros (y acompañantes) ante una pizza en Essen, así que será la primera vez que conozcamos a nuestros compañeros de viaje de estos mundos lúdico-virtuales. Empieza la aventura. Empieza el juego.

Etiquetado , , , ,

La calma y la tempestad

Thumba_2013-09-27_20-08-53_jpg

Agitación. Peleas. Malentendidos. No más juegos que el Dixit y usado exclusivamente para sacar ideas en un seminario. No jugadores. No amigos. Esto es lo que sucede tras dos años enteros sin unas vacaciones como dios manda, así que 15 días en mi tierra del norte (Asturias) sonaban a música celestial. Y sí. Fueron celestiales. Me encontré con mi vieja tribu (al menos con parte de ella), caminé por el monte, acaricié burros y asturcones, comí buenas manzanas y buen queso y M. y yo volvimos poco a poco a entendernos. Buscamos –cómo no– tiendas frikis en Gijón y Oviedo y, aunque en lo que respecta a cómics la búsqueda resultó bastante satisfactoria (volvimos a casa con los dos primeros de Saga, el primero de El Héroe y El Regreso del Caballero Oscuro, además de dos libros de fantasía), en cuanto a juegos de mesa no encontramos gran cosa. En Capua Hobbies nos hicimos a regañadientes con un Black Stories edición medieval y en Mazinger Oviedo con un Timeline Eventos. Queríamos ser los primeros en conseguir una copia del Pathfinder juego de cartas, pero a) en ninguna tienda de Asturias traen juegos de importación a no ser por encargo y b) se ha retrasado un mes su llegada a España.

Thumba_2013-10-06_23-03-26_jpg

El Black Stories se lo había regalado a mi hermana hacía tiempo y me había parecido un poco timo para ser solamente casos y respuestas, algo que se podía hacer en formato libro con más casos y menos coste. Sin embargo he de decir que me reconcilié con el juego. Cada uno leíamos una tarjeta y el otro trataba de adivinar, lo cual nos ofreció impagables momentos de buscar un camino a oscuras e ir poco a poco iluminándolo hasta que todo aparecía claro y evidente. También hay que decir que no todos los misterios eran igual de interesantes y eso hace que tu motivación para jugar descienda, pero en general las historias mantienen el tipo y suponen un buen desafío. Ideal para viajes, desayunos excesivos y largas sobremesas después de cenar.

Lomogram_2013-10-06_11-08-00-

En Mazinger había un evento de juegos de mesa, pero echamos un vistazo al Gobbit, vimos que era una especie de clon del Jungle Speed sin demasiado interés y que estaban jugando al Isla Prohibida, juego que ya tenemos y tampoco nos apasiona, así que no nos paramos en las mesas. En cambio pedí alguna recomendación de literatura fantástica de esta manera: «Mira, yo no leía literatura fantástica porque es tópica y cutre y está mal escrita. A mí lo que me gustan son cosas como el Ulises de Joyce. Pero claro, leí Juego de tronos…» –Y te gustó ­–me respondió el dependiente. «Y me gustó, y quiero algo bestia y cruel y con escenas acojonantes como eso» y me recomendó un par de libros: El último deseo de Andrej Sapkowski y Nación de Terry Pratchet. Me llevé ambos, así que ya os contaré (de momento Terry Pratchet se está ganando la fama de que no sabe escribir, pero mal que bien salva la historia). M. se llevó El Héroe de David Rubín, ese cómic al que no le prestamos mayor importancia en el Salón del Cómic y, si es bueno, me va a dar mucha (pero mucha) rabia no tener dedicado por el autor porque yo soy de esas, de las que prefieren coger trenes, ir a convenciones y hacer colas durante el tiempo que haga falta sólo para poder tener ese momento de comunión con el autor en el que está frente a ti, dibujando para ti, haciendo de tu cómic una pequeña obra de arte. Sí. Soy exactamente de esas.

Thumba_2013-10-06_23-30-39_jpg

Para no irnos de vacío en tema de juegos M. se llevó el Timeline Eventos, un juego que me picaba un poco. Nos lo empezamos y acabamos en cuanto llegamos a casa. Es muy sencillito, pero no está exento de encanto intentar ordenar la historia en la línea del tiempo. Por otro lado es un juego infinito, que puedes llevar al tema que más te guste y te da alguna que otra sorpresa. Eché de menos, eso sí, unas cartas más grandes en las que cupiera un poquito de historia cuando le das la vuelta. No sé, saber quiénes lucharon en la Guerra de los Cien Años, o el cambio que supuso la invención del carrito de la compra. Bastan cuatro líneas para situarte un poco, pero sin esas líneas el juego se queda un poco cojo y su cariz educativo se empobrece hasta el punto de casi desaparecer. Parece un juego hecho para los curiosos, los que disfrutan aprendiendo cosas nuevas de la historia, pero luego no enseña casi nada.

Thumba_2013-10-06_23-16-36_jpg

Por otro lado está la rejugabilidad, que tanto en el Black Stories como en el Timeline es casi nula. En el Black Stories, sin embargo, es algo más aceptable porque acabarte el mazo de cartas te lleva un buen número de horas y, aunque hayas jugado, siempre puedes hacer de «madre» (esa figura que en los juegos de mi infancia dirigía el juego). El Timeline, con un poco de buena memoria y jugar dos o tres veces se te acabó la diversión, aunque creo que la verdadera diversión puede ser crearte tu propio Timeline, con el tema que te guste o incluso con tu propia historia, pues cuando pasan los años una empieza a olvidar el orden de los acontecimientos o si viviste algo antes o después de alguna otra cosa.

De los jueguecitos que llevábamos en la maleta el único que sacamos fue el Hanabi. Es un juego perfecto para todo el mundo, en donde el deseo de ganar se combina a la perfección con la cooperación y en donde la estrategia va más allá de una estrategia fría de movimientos y acciones para convertirse en una estrategia de equipo, en la que intervienen las emociones, la motivación, las capacidades y la atención de los otros y como tú, jugadora acostumbrada a competir, las puedes llegar a manejar o al menos a incluir en la ecuación estratégica. El problema es que nuestro record está en 23 y es harto complicado superarlo. El problema es que M. juega para ganar. El problema es que si no ganamos suele ser (o al menos parecerle) culpa mía. Eso había hecho que las últimas partidas no fueran muy divertidas. Pero claro, ponte tú en una casita rural con vistas a los Picos de Europa, ponte tú en el Septiembre más amable que ha conocido Asturias, ponte entre el verde más verde, ponte en una terracita con una cerveza y buen embutido asturiano y no, no superamos nuestro record pero sí, fue una buena partida y la disfrutamos como antaño.

Sin embargo todo se acaba, y con «todo» me refiero a «todo lo bueno» y con «todo lo bueno me refiero a las vacaciones, así que volvimos a las obligaciones, a las clases, a los proyectos, a los subasteros en la tele y nosotros cada uno con su ordenador, cada uno con su música, cada uno en su mundo. Y ahora no toca jugar, sino planificar, porque este año también nos vamos a Essen y los segundos años ya sabes a lo que vas y cómo llegar y lo que hacer y sabes que tienes que prepararte antes a conciencia (lo mismo nos pasó con nuestro segundo año en el Salón del Cómic). Estamos entonces viendo vídeos y listas y decidiendo lo que hay que ver, que probar, que comprar y que preordenar. No hay ningún juego estrella, al menos para nosotros que no somos tan de euros y sí muy de temáticos, pero ya hemos hecho una larga lista de juegos con su nota, su booth, su precio, el grado de hype y la razón por la que nos atrae. Muchos jueguecitos pequeños de esos que apetecen más después de la cena, alguna que otra recomendación de gurús como Tom Vasel y otros que son simplemente bonitos. De momento son estos, aunque se irán unos y vendrán otros. Cuando se vaya acercando el día D os pondré un análisis más exhaustivo de juegos y razones. De momento hay que saber mantener el tipo. En la calma o en la tempestad, hay que mantener el tipo.

Legacy
Consequential
Cornish Smmugler
Council of Verona
CV
Dark Darker Darkest
Dread Curse
Dungeon Roll
Expedition: Northwest Passage
Field of Glory
Francis Drake
Island Siege
Lewis & Clark
Lost Legends
A Study in Emerald
Steam Park
Era of the Ninja
Patchistory
Tash – Kalar
Cheaty mages
Say bye to the villains
Corto
Firefly
Venetia
Tomorrow
Concept
Wilderness female characters
Quantum
Lost Legacy
Intrigue City
Mage Knight Board Game: Krang Character Expansion
Koryŏ
Krosmaster Arena
Theseus: The Dark Orbit
The Capitals
Carnival Zombie
Byzantio
Packet Row
Conjurers
S-evolution
Etiquetado , , , ,