Archivo de la categoría: Hype

La balanza de Essen

Antes de una historia más detallada sobre nuestro paso por la meca del juego, vamos con algo que se suele hacer después de cada viaje: sopesar lo bueno y lo malo, enorgullecerse de lo que se ha hecho bien y tomar buena nota de los errores para no volver a cometerlos otro año, poner en una balanza lo positivo y lo negativo y así quedarse con una visión certera de lo vivido y jugado.

Cosas que hicimos bien este año:

–Ir dos días en lugar de uno. El primer día apenas nos dio tiempo de nada y el sábado tampoco estaba tan lleno como nos hicieron creer.

–Planificar bien los juegos que queríamos ver, imprimir los planos, graparlos por halls y señalar los booth en donde estaba cada juego. Nos ahorró un tiempo precioso.

–El hotel: El Ibis nos quedaba muy cerca de la estación, no nos salió caro (gracias a la página extraña en donde lo reservamos) y era muy agradable y funcional.

–Llevar dinero en efectivo. Allí prácticamente en ningún puesto te aceptan tarjeta de crédito.

–Comprar bocadillos antes de entrar en la feria. Allí toda la comida era carísima.

–Comprar batidos de fresa en la frutería para desayunar. Poder desayunar un batido de fruta fresca no tiene precio.

–Probar los juegos que nos interesaban. Fuimos pacientes y esperamos para probar los juegos que habíamos señalado previamente, en lugar de sentarnos al azar en mesas vacías. Eso nos hizo descartar muchas compras y probar mecánicas diferentes.

–Resistir la tentación de comprar el Serpent’s Tonge. Era un juego precioso con un libro muy currado para lanzar hechizos y además te daban sobres gratis pero, siendo sinceros con nosotros mismos, nunca lo íbamos a jugar.

–Hacer una compra en AEG Entertainment. Sólo compramos un filler minúsculo (el Cheaty Mages) y nos regalaron una bolsaca gigante que nos vino muy bien para llevar el resto de juegos.

–Comprar muchos fillers. Nunca estorban en la ludoteca y es una oportunidad muy buena para comprar juegos baratos y novedades.

–Quedar con Black Meeple y la gente de los blogs: fue una «velada encantadora», que diría un cursi. Recibimos mucha información sobre juegos y fue muy agradable conocerlos y compartir nuestra pasión.

–Saludar a África, de Vedra Games. Tenemos un amigo común, Cristóbal, el más fiel de nuestro grupo, que va a convertir su juego de mesa en un juego de rol. Al principio nos daba un poco de vergüenza saludar, pero fue muy simpática con nosotros y nos ofreció una visión de Essen desde el otro lado, el de los diseñadores, ilustradores y editoriales. Tengo ganas de verla otra vez para la presentación de la Caja Negra de La Marca del Este.

Cosas que mejorar para el año que viene:

–El hotel Casa Emilio de Murcia. No era caro, es verdad, pero estaba atestado de mosquitos y la habitación no era nada agradable. Mejor pagar 10€ o 15 más.

–No preordenar todos los juegos de Japon Brand. Se agotan enseguida y la verdad es que nos encantan esos chorrijuegos japoneses. Me quedé con pena del «Machi Koro», sobre todo después de que uno de nuestro hotel nos dijera que el juego era una genialidad.

–Comprar la bebida dentro de la feria (nos soplaron 7 euros por dos refrescos). El segundo día aprendimos la lección.

–No comprar a tiempo The Study in Emerald. Decidimos dejar las compras para el último momento para no ir cargando con las cajas y, cuando por fin fuimos a por él, ya estaba agotado.

–No comprar el Blocks in the West. Seguro que lo encontramos más tarde, pero estaba allí el diseñador, que nos lo explicó maravillosamente y nos lo podría haber firmado.

–Comprar el Tash-Kalar sin probarlo. Había copias de sobra y además habíamos preordenado la nuestra. Igual hubiera estado bien probarlo e incluso esperar a que saliera en español (Homoludicus lo va a publicar).

–Comprar el Legacy sin probarlo. Aún está por ver si fue un error o no, pero la verdad es que la temática y la falta de interacción hacen que este juego haga torcer el gesto a nuestro grupo.

–Olvidar mi sobre con papeles en la feria. Gracias a dios fue el segundo día y ya no los necesitaba, pero me puso muy nerviosa habérmelo dejado. Sería bueno llevar un bolso en bandolera para poder meterlo y sacarlo con facilidad porque, como llevaba mochila, al final siempre lo tenía en la mano y, con las prisas de la última media hora, se me quedó en la feria.

–No preocuparnos del cambio de hora y tener que esperar el Shuttle hasta que las tres de la mañana volvieran a ser las tres de la mañana.

Sí, unas cuantas cosas negativas, pero ha sido una experiencia intensa y emocionante, que esperamos volver a repetir en años venideros. En una semanita o así os contaré todos los juegos a los que perdí en la feria y uno al que gané, que las excepciones también importan.

Etiquetado

Prer-ESSEN-has

Decidimos pronto ir, compramos los billetes de avión, comprobamos que el apartamento del año pasado estaba libre y nos sentamos a descansar. Luego se fue acercando más y más la fecha y M. creó una lista en Google Drive para apuntar todos los juegos que queríamos ver y probar. Yo al principio estaba desanimada porque mi voto suele contar poco a la hora de comprar juegos, pero luego miré alguna cosilla y me empecé a emocionar. Y así nos plantamos a dos semanas de Essen, con una larga lista de novedades y rarezas, con dos billetes de avión con maleta para facturar incluida, pero sin ningún lugar donde dormir.

Esta vez decidimos pasar los tres días en Essen, con lo cual la opción de dormir en Dusseldorf no terminaba de convencernos, así que sí, a semana y media de la feria nos pusimos a buscar alojamiento, preferiblemente cerca de la feria o de la estación, preferiblemente apartamento, preferiblemente con wifi y preferiblemente de no más de 75€ por noche. Os podréis imaginar el resultado. Lo malo, obviamente, fue que perdimos muchísimo tiempo. Lo bueno, si es que podemos decir algo, es que tras la intensa búsqueda disponemos de un conocimiento tal de la geografía, del plan urbanístico y de la capacidad de alojamiento turístico de Essen que para sí lo quisiera el “lugareñen” más “lugareñen” de la Renania del Norte.

 Cuando ya estábamos a punto de tirar la toalla, tras solicitar un apartamento en Dusseldorf por error, que el dueño de otro apartamento de Essen no quisiera alquilárnoslo habiendo hecho la solicitud ya en la página web y varios «sorry, it’s not available for those dates» encontramos una página donde el Ibis (justo al lado de la estación) seguía teniendo habitaciones dobles libres al módico precio de 226€ las tres noches. Pagado está y tenemos el resguardo pero claro, mosquea bastante que en las demás páginas para esas fechas el hotel no tenga habitaciones y que los otros días cuesten bastante más. Dentro de poco sabremos si aconsejaros la opción o preveniros contra ella. Y ahora, sin más dilación hotelera, tatatachán! Nuestra lista de juegos para mirar/probar/comprar en Essen.

patch

1. Patchistory. Un juego de civilizaciones que tiene pinta de original y bonito y que mezcla acciones y tetris con diplomacia. Eso, que esté hecho por japoneses y que las ilustraciones sean totalmente niponas lo harían una compra segura si no fuera porque sólo va a haber 50 copias y se las llevará la prensa el miércoles. Primera frustración, aunque espero probarlo.

tash

2. Tash-Kalar. Juego de cartas, combates entre criaturas mágicas preciosamente ilustradas, con partidas de 20 minutos y diseñado por uno de mis favoritos: Vlaada Chvatil. Hasta ahora el juego sigue siendo casi un misterio aunque los elegidos que ya lo han probado hablan muy bien de él. Ya está prepedido, así que sólo hay que pasar a recogerlo. Eso me consolará de la pérdida del primero.

corto

3. Corto. Un juego sobre Corto Maltés que es, sin lugar a dudas, nuestro marinero favorito. ¿Quién dijo que tiene que ser un buen juego para que nosotros lo compremos? Tenemos el libro de coleccionista de MU, la edición con prólogo de Humberto Eco de Balada del mar salado, los primeros libros de la colección de Corto en Casterman en francés, la guía de Venecia de Corto, la gorra de Corto, una colección de fotos mías con esa gorra imitando la pose de Corto en diferentes lugares de Venecia, el poster de Corto en el salón y el fondo de pantalla de Corto en el ordenador de M. Es decir, el buen criterio a la hora de comprar un juego está sobrevalorado. (Preordenado está)

fire

4. Firefly. Lo hicieron los creadores de Spartacus, que nos parece un auténtico acierto como juego, con su amalgama de mecánicas de subasta, puteo y lucha cruda. La serie parece que fue la bomba pero la cancelaron y el juego no deja de recibir elogios. Aparte de eso nos gustan los juegos de naves espaciales, y éste es especialmente bonito. No creo que lo compremos, pero puede ser uno de esos que luego se piden a los Reyes Magos (aunque tengo que recordarles que el Clash of Cultures del año pasado todavía no me lo han traído. Ejem).

concept

5. Concept. Puede ser o una chorrada o una genialidad. Tienes un tablero con dibujos y tienes que hacer que adivinen diferentes conceptos o personajes por medio de asociaciones. Como juego para meter dentro de una trama policial es insuperable, habrá que ver cómo es la experiencia del jugador antes de decidirse.

6. Wilderness female characters. Nos gusta mucho el Wilderness, así que ¿por qué no? ¿Hay mejor forma de gastarse 5€?

byz

7. Byzantio. Mapa reversible bonito, juego de lucha y diplomacia. Dos juegos en uno. Partidas rápidas y con gran interacción entre jugadores tal y como nos gusta. No me detengo más: ya está prepedido.

francis8. Francis Drake. Sé que es un euro y sé que en esta casa no entran euros, sé que se explotan trabajadores de madera, pero es una de las estrellas de Essen 2013, así que nos acercaremos a oler sus barquitos de plástico, su mapa de cartón bellamente ilustrado, sus gemas de cristal de colores… Ayns. Comer también está muy sobrevalorado.

study

9. A Study in Emerald. Me motiva mucho el tema y las ilustraciones y además está basado en una historia corta de Neil Gaiman. Sherlock Holmes, tentáculos cthulinianos, zombies y hasta algún vampiro. Azúcar sobre azúcar. Aún así, tras una lectura rápida de reglas y descubrir que el tema tiene pinta de ser una mera excusa para esconder un Dominion con algo de colocación de trabajadores no nos hemos atrevido a prepedirlo. Pero asomaremos la nariz.

pic1722905_md

10. Steam Park. Las ilustraciones son magníficas. No en vano está ilustrado por la talentosa Marie Cardouat, que dio color a Dixit I y II. Del juego no sé mucho, salvo que a los 150 primeros compradores les dan una camiseta, un poster y dos cartas promocionales, y una es de esas que se dejan llevar por los regalos. Vale, sí, es un coloca-trabajadores típico y tópico pero ¡dan camiseta!

bye

11. Say bye to the villains. Juego pequeñín del mismo diseñador que Love Letter. Siempre vienen bien algunos juegos de llevar en el bolso y Love Letter es uno de los más recurridos. Prepedido lo tenemos.

north

12. Expedition: Northwest Passage. Los juegos de exploración nos suelen gustar y éste parece bonito. Habrá que echarle un vistazo.

theseus

13. Theseus: The Dark Orbit. Tiene muy buenas críticas y, a pesar de ser un euro, parece bastante innovador en sus mecánicas. ¿Lo prepedimos?

Y en cuanto a las rarezas

fief

1.Fief. Juego de hace unos años y prácticamente descatalogado que en su última edición revisada cosechó bastantes buenas críticas, con reglas endemoniadas y visos de ser uno de esos de grandes puñaladas y traiciones al más puro estilo Dune. Exactamente el tablero de sacrificios e insidiosas asechanzas que le gusta  a nuestro grupo de juego. Si lo encontramos a buen precio y Black Meeple no nos lo quita será una compra segura.

holmes

2. Sherlock Holmes Consulting detective. Juego de misterio para las frías y largas noches de invierno de dos amantes del té y los secretos.

De juegos nada más, en cuanto a jugadores Black Meeple ha tenido la idea de juntarnos los blogeros (y acompañantes) ante una pizza en Essen, así que será la primera vez que conozcamos a nuestros compañeros de viaje de estos mundos lúdico-virtuales. Empieza la aventura. Empieza el juego.

Etiquetado , , , ,