Archivo de la etiqueta: descent

A Sus Majestades los Reyes

Queridos Reyes Magos:

Este año he sido razonablemente buena. Mi grupo de juego ha perdido miembros por el camino, pero aún quedamos cuatro infatigables, más mi hermana cuando viene y Katia de vez en cuando. Hemos mantenido nuestra tradición de jamás jugar a un juego más de una vez, exceptuando el Descent, que ya llevamos unas cuantas partidas. Todas esas partidas, queridos Reyes, las he perdido estrepitosamente, pero no por eso he tirado la toalla. He mirado con lupa las reglas y he estado cada día más atenta para poder vencer algún día. Esa es mi primera petición para el año que viene: ganar alguna partida al Descent. El papel de Señora Oscura es ingrato pero necesario, Descent no se puede comparar al Ravenloft sin alma o al recientemente adquirido y sí, emocionante, pero bastante mecánico Pathfinder el juego de cartas. Descent ha perdido con esta segunda edición su capacidad de sorpresa, pero se agradece que las reglas ya no sean un galimatías difícil de recordar. Mis dulces enemigos nunca se niegan a acabar con mis preciosos monstruos y a brindar por mi derrota.

Por otro lado y como ya sabéis, he estado en Essen este año. Ha sido una de las mejores experiencias que he tenido, el segundo mejor viaje del año después de Asturias y una oportunidad única para conocer a buena gente. Os prometo que trataré de ir más a eventos de este tipo y conocer nuevos jugadores, diseñadores y juegos. A cambio tengo que pediros una cosa. Es un poco difícil, pero como sé que sois magos imagino que no tendréis ningún problema: Study in Emerald. Me lo pasé muy bien jugando y me dio mucha rabia que se agotara. Ya de paso y, si os sobran las perras, podrías acompañarlo con una copia de Sherlock Holmes Detective Asesor, para tener el pack completo del Londres Misterioso. Prometo también verme todos los nuevos capítulos de Sherlock para inspirarme.

Quisiera agradeceros algunos de los juegos que me habéis traído este último año, como los pequeños y resultunes Love Letter, Donburiko, Black Stories y Hanabi. Es cierto que el Black Stories no es para cualquier momento y alguna de las historias son un poco tontas, pero nos ha traído tardes y viajes muy agradables. A los otros tres puedes enganchar a cualquiera y eso siempre es de agradecer, pues no siempre he encontrado a gente dispuesta a tragarse media hora de set-up más media hora de explicación. Si tenéis más de esos los podéis deslizar en mis zapatos sin problema.

Tampoco podemos olvidar el Duel of Ages II, que habéis conseguido traerme a pesar de las aduanas y la distancia. Esto de que seáis magos, ya os digo, tiene muchas ventajas. Pues bien, ese juego nos ha regalado verdaderos momentos épicos. Nunca había visto un juego en el que la estrategia y el azar pesaran ambos tanto. Piensas tu estrategia y vas a por todas y luego zas, pierdes por una carta mala y te cabreas y gruñes y quieres matar a alguien y por último, cuando empiezas a calmarte y olvidar, quieres, necesitas, exiges jugar otra partida. Digan lo que digan los alérgicos al azar, no hay nada que enganche más que un golpe de suerte o de desgracia. No hay nada más épico que la fortuna.

Por último también hemos jugado a juegos del año pasado, como el Wilderness y el Wiz War. El primero es divertido y genial y nos ha dado la sensación de morir de sed o de hambre. Sobrevivió, como es lógico, el que más experiencia tenía en bosques y montañas. El Wiz War también nos encanta, con su estrategia, sus hechizos y sus puñaladas. Me gustaría que me trajerais en algún momento del año (no hace falta que sea en Navidad) la versión en castellano, porque a los chicos les cuesta leer el inglés y hay hechizos que no usan porque tienen mucha letra y claro, así pierde gran parte de su gracia. A cambio yo os daré la versión en inglés con las figuritas de los magos pintadas. He de decir, además, que a uno de los magos lo pinté yo y se parece muchísimo a Melchor, así que os lo podéis quedar vosotros para vuestras partidas en el desierto. No os decepcionará.

Ah, y sí, también me gustaría que me trajerais algún juego de mucha interacción y puñaladas, como el Battlestar Galáctica o el Spartacus, dos de las partidas más memorables de este año. Podría estar bien el República de Roma, aunque la verdad es que tengo un poco de miedo a las reglas. Lo dejo a vuestro sabio criterio.

Sobre si quiero el Heroquest para las navidades que viene, pues la verdad, tanta polémica ha habido que ya ni sé. No tengo muy claro a quién creer ni qué cosas son lícitas, legales o justas. Como vosotros sois muy sabios espero que sepáis arrojar luz sobre el asunto, no sé, algún escaneo de una carta de Hasbro, un e-mail de Baker, algo bueno y sólido que me permita aceptarlo o una denuncia, un tribunal y una condena que me permita rechazarlo. De momento ha sido tan turbio todo que ha perdido su magia. Sólo vosotros podéis decidir si ha de recuperarla o tiene que condenarse para siempre.

Nada más que se me ocurra ahora. Aparte de juegos ya sabéis que siempre podéis traer cosas calentitas, tipo calcetines, zapatillas y jerséis, para no pasar frío mientras jugamos y que este invierno esté lleno del calor especial de una mesa con amigos y un tablero en el medio.

En 2014 prometo jugar, beber, querer, reír, escribir, porque la felicidad es la más hermosa y necesaria de todas las revoluciones.

Sinceramente vuestra,

Maquiavela

Etiquetado , , ,

El veneno

995453_10201063055471144_530310678_n

Lo peor no es perder, lo peor es pensar que tenías ganada la partida.

Llegaron a la tardecita los jugadores más fieles: Cerezo y Cristóbal. Cerezo, sacado de la película 300 va a por todas, sin importarle lo que pierda o lo que gane en el camino. Cristóbal, más reposado y analítico, intenta siempre hacer el movimiento más lógico. Leónidas y Spock, poco a poco nos vamos conociendo como jugadores, vamos perfilando nuestro papel sobre el tablero. M. se debate ente el arrojo y la racionalidad y yo, bueno, ya me vais conociendo, yo tengo momentos de lucidez y momentos de oscuridad y soy taimada y cruel y doy otra vuelta de tuerca que a veces lo jode todo.

Pasaron los tiempos felices en que éramos seis jugadores. Óscar y Pas, los menos agresivos de los seis, se diluyen entre los compromisos diarios y los viajes (aunque nunca perdemos la esperanza de poder rescatarlos un día) y aquellas que nos pidieron en su día ser invitadas a la mesa se escabulleron ayer con un «me voy de vacaciones» y un «tengo que leer cartas de motivación» que no llegué a saber entender ni aceptar. De todas maneras nosotros cuatro seguimos adelante, jugando la campaña de Descent y probando juegos nuevos, y parece que hay grupo para rato.

Empezamos la noche con un Duel of Ages II, ese juego que tanto le gusta a Tom Vasel y que M. tuvo que pagar a precio de oro por culpa de que a) tuvo que pedirlo a Estados Unidos y b) tuvo que pagar gastos de aduana. Ya habíamos hecho él y yo los tres tutoriales, el tercero de los cuales nos llenó de dudas y su mala suerte le hizo repetir varias veces: no juego más a esto. Última vez. Discutimos un par de cosas y llegamos a acuerdos de caballeros más o menos a regañadientes. Luego hubo un fuego final en el que sucedió un ataque-contraataque ataque-contraataque, pero el segundo contraataque parece ser que no sucedió y se resolvió al final, con una victoria ajustada por su parte. Digo parece ser porque yo hubiera jurado que sí se resolvió pero que no hubo impacto, pero con el tiempo y las partidas he ido aprendiendo a aceptar que a) no siempre tengo razón y b) a veces, aunque tengas razón es mejor ceder a tiempo que provocar un malestar que haga que la gente (M. en este caso) no quiera jugar contigo.

Esta vez jugamos el primer tutorial, que es el más fácil y amable de todos y te deja una sensación de «vaya, pues no es tan complicado este juego» bastante engañosa pero positiva. Cerezo y yo éramos el equipo negro, aunque por el requisito de «tener el mejor pelo» deberíamos haber sido el blanco. Yo la verdad es que quería probar el negro, ya que con M. había jugado ya con el blanco y, qué demonios, hay que reconocer que tenemos bastante más «lado oscuro» que M. y Cristóbal.

Ganamos. Bueno, ganó Espartaco. Tener a Espartaco en tu equipo es un seguro de vida. Empezaron machacándonos, pero conseguimos resistir y, si logras resistir, si no pierdes la fe, si vas a por todas, puede haber un golpe de suerte que te dé la victoria. Ojo, no digo que siempre lo haya, a veces pierdes de todas formas, pero ya la mera posibilidad es suficiente para no tirar la toalla.

Thumba_2013-08-01_14-42-45_jpg

Luego Descent. Música épica. Sobres con nuestros nombres de partidas anteriores. Conocimiento de que hay que guardar heridas de un encuentro a otro. Conocimiento de que no, los elixires y las cantimploras no son eternos y sólo se pueden usar una vez (nótese la diferencia entre «da la vuelta a la carta» y «agota la carta). Un baile de máscaras, una poderosa vampiresa de senos turgentes y abultados, unos moldeadores de carne que prometían salvar vidas y una frase que me repetía una y otra vez: presta atención a los detalles.

Leí con atención, sí, leí las cartas una a una, leí las reglas del escenario con atención pero … (ese pero) pero me detuve. No quería darles a los héroes más información de la necesaria y también hay otra frase que no me repetía, pero que tengo grabada a fuego de cuando mi madre nos pedía que guardáramos secretos (y, creedme, eso era algo que sucedía bastante a menudo): «Quien tiene la información tiene el poder».

No les dije que después de que sacaran a los invitados tenían que tirar un dado para ver si habían rescatado a Theodyr. Luego no seguí leyedo. Me paré en seco. No presté atención. No vi que los invitados que quedaban en la fiesta cuando los monstruos habían muerto se los llevaban los héroes. No vi que Lady Lizza también era un monstruo. Pensé que si morían todos los monstruos ellos se quedarían con un palmo de narices y yo me reiría triunfante con un muahahahaha malévolo que me sabría a gloria.

Lomogram_2013-08-01_02-56-15-

El primer ataque de los monstruos fue bueno, pero a partir de ahí empezaron mis fallos y, por tanto, mi desconcentración:

Fallo 1: No usar todas las cartas que podía usar pensando que tendría mejor ocasión para gastarlas. Nunca llegué a tener esa ocasión.

Fallo 2: No moverme después de atacar. Pensé que total, no pasaba nada, porque ellos iban a atacarme igual estuviera donde estuviera. No me fijé en que si se movían ya podían perder un ataque.

Fallo 3: No atacar al cadáver reanimado (a partir de ahora lo llamaremos «Felipe») pensando que un mindundi sin conciencia propia no podía hacerme daño. Al final Cerezo lo hizo explotar y, si no ganó ahí la partida, hizo que ésta se acortara considerablemente.

Fallo 4: No escoger bien a mis objetivos. Como la otra vez había atacado al enano de Cristóbal y era tan duro que apenas le hice un rasguño decidí que a partir de ahora iba a ir siempre a por el más débil, sin darme cuenta de que a veces la diferencia no era tan grande y me compensaba más otro.

Fallo 5: Dejar un espacio entre mis monstruos perfecto para que Felipe explotara y se cargara a 4 de un solo golpe.

Fallo 6: No saber bien las reglas. Aparte de lo que ya he comentado, creo que los héroes hicieron alguna acción adicional. No estoy demasiado segura pero serán mis deberes para la próxima, buscar si me pueden atacar 4 veces sin despeinarse.

black-and-white-glass-ink-photography-water-Favim.com-59333

Y el último fallo, el peor de todos, fue ese momento en el que quedaba un goblin con vida y que yo pensaba que matándolos a todos (y que Lady Lizza no era un monstruo, claro) ganaba yo y entonces me imaginé a la vampira sacrificando al último goblin y, con esa jugada tan marrullera y astuta iba a lograr que los héroes quedaran desfondados y hundidos. En esos momentos en los que veo la victoria tan próxima, en el que ya pienso que está todo ganado, en los que me creo más lista que nadie, ahí justamente es como si mordiera una ampolla de veneno y me envenenara por dentro y luego ya nada importa y no pienso y me obceco y el corazón me late muy fuerte y el veneno se expande por mi cuerpo, alcanzándolo todo, cambiando totalmente mi forma de pensar y de actuar, importándome un pimiento todo aquello que me había importado antes: hacer una bella partida, prestar atención a los detalles, pensar con tranquilidad, no tirar la toalla. Todo se transforma a partir de esos momentos. No me importaba que mi vampira estuviera a tope de vida (en circunstancias normales sólo la habría dejado curarse lo que necesitara y no más, estuviera la vampira en mi equipo o en el contrario), ni tampoco que sólo me quedara un arquero. No me importaba que de repente todo hubiera cambiado y ya no tuviera posibilidad alguna. Era el veneno. Mi sangre envenenada. La ampolla que mordí en el momento en que vi una victoria fácil pero injusta. Pero fácil. Imaginaba entonces un vaso de agua límpida y una ampolla rota de algún líquido negro y terrible encima de ella, y el negro alcanzando todo lo transparente. Tenía el sabor de la bilis en la boca. Tuve que beber una infusión de anís para contrarrestar los efectos físicos del veneno. De la mente tampoco se marchaba. Tardé en dormir. Me desperté alterada. Envenenada aún. Creo que sólo al escribir esto puedo hacer el que el veneno se diluya, pero hay que tener cuidado, en cuanto muerdes la ampolla no hay vuelta atrás, el veneno se distribuye por tu cuerpo y tu cabeza y luego tienes que beber agua, correr, peinarte, meditar, hablar, sonreir, escribir, sobre todo escribir, para que el veneno se vaya. Y nunca se va del todo. Siempre queda un poco para el siguiente encuentro, un encuentro que volveré a empezar con desventaja pensando ¿ganará algún encuentro la Señora Oscura? y diciéndome a mí misma: los detalles, la información, el veneno. Cuidado, sobre todo, con el veneno.

Etiquetado , , , , ,